Con motivo del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, me surge una reflexión. Creo que ésta en manos de los políticos es como el papel higiénico cuando estas cagando, una vez cometido el “delito” coges con cuidado un poco de papel, te limpias el culo y ves a continuación la prueba de tu barbarie. Tiras de la cadena y acto seguido te lavas las manos y sales del cuarto de baño como si nada hubiera pasado…

bh

Anuncios