Pasaba en el mundo de Matrix que uno no sabía si lo que pasaba era realidad o pura ficción. Ocurría que lo que vivías en primera persona se trataba de algo artificial, aquello solo existía en tu propia mente y estaba creado por un gran ordenador que lo controlaba todo. Necesitabas “desconectarte” del ordenador para poder ver con claridad lo que era verdad y lo que no. Sucedía también que había quién prefería ese mundo irreal y que incluso luchaba para intentar que prevaleciera sobre el real. Pero la verdad es a menudo tan real que aunque traten de confundirnos solo se la creen ellos que viven “enganchados”.

Existe un mundo de Matrix en el PP. Se a ciencia cierta que sus mas altos dirigentes viven “atrapados” en algún tipo de mundo paralelo, que yo sepa sólo uno ha sido capaz de fugarse: Hernández Mancha del que se desconoce su actual paradero.

Solo así se entiende como Fraga pueda decir “con Franco siempre era posible entenderse”, claro que sí porque si no te entendías se barajaban varias opciones: cárcel, exilio o pena de muerte. Con esos argumentos es mas fácil entenderse.

Expediente 2: Mariano Rajoy. Dice “el PP no pagará al Gobierno con la misma moneda del Yak-42”. Este es un caso claro de lo dañino que puede ser la influencia de Matrix en las personas. Se olvida Rajoy que las identificaciones del Yak-42 las realizaron como si de un sorteo de VPO se tratara. A cada familia se la asignaba un cadáver independientemente de si eran familia o no, no pasaba nada.

Expediente 3: El caso mas sangrante. Aznar, el cual vive permanentemente conectado a Matrix lo que le impide discernir entre realidad y ficción. Ejemplos encontramos muchos. Sobre su famosa foto de las Azores dice: “No me arrepiento en absoluto porque fue el momento histórico más importante que ha tenido España en 200 años”, que un “demócrata” como el diga eso… Y es que el efecto Matrix te hace olvidar acontecimientos tales como la Constitución de Cádiz o la de 1978 ,mas importantes que esa maldita guerra en la que nos metió. Sobre la gestión de los días posteriores al 11-M  es donde el el efecto Matrix hace un efecto devastador ya que afirma: “Estoy seguro de que el PSOE tarde o temprano pagará un precio por su actitud y que no le saldrá gratis esa tremenda deslealtad”. Deslealtad es la que ha tenido el PP con el Gobierno la pasada legislatura, el precio de las mentiras lo paga el que lo comete, de ahí el resultado de las elecciones del 14-M.

Vivir enganchado a Matrix tiene sus consecuencias, la linea que separa realidad y ficción se hace difusa y puedes perderte con facilidad. Niños no intentéis esto en casa.

Anuncios