Ayer el líder del principal partido de la oposición fué recibdo por el Presidente del Gobierno. Después de tantos desencuentros no se ni el porqué de esta reunión. Imagino que, tras los saludos cordiales y las fotos de rigor, cuando ambos se sentaran en esos sofás de las fotos y sonrieran ante los medios con la peor de sus sonrisas, el primero le contaría un poco de lo último que le ha sucedido. Le diría, por ejemplo, como tras un convulso “congreso” logró ganar, que desea cambiar a su actual portavoz* y que esta legislatura piensan dar mas caña al Gobierno (como Dios manda!).

En la pasada legislatura atizaron a Zapatero como si de una plaga bíblica se tratase, le acusaron de romper la unidad de España, críticaron la Ley de la Memoria Histórica (de la que no salían muy bien parados) y Educación para la Ciudadanía, antes de la elecciones del 11-M sacaron sus particulares “mandamientos” por los cuales no votar al PSOE, defendieron la familia y la bandera (de paso intentaron apoderárse de ambas) como si estuvieran en peligro y un largo etcétera. Y manifestaciones, antes las criticaban, pero venga mas, jamás estuvieron mas agusto. Pero llegaron las elecciones y perdieron pero no se van a dar por vencidos. Para estos cuatro años que quedan ya se están frotando las manos si el Gobierno reforma la Ley del Aborto, a sacar otra vez la bandera del armario…

Puede que hayan hablado de financiación que es de lo poco en lo que se han entendido… Y yo que sé. ¿Alguien me explica que hacía Rouco en la Moncloa?

*: Federico Jiménez Losantos.

Anuncios