Mucho se ha escrito de la coincidencia este año del Summercase con el FIB y me importa mas bien poco las guerras entre ambos festivales, aunque según parece el de Benicassim ganó la batalla, por lo menos en lo que a asistentes se refiere. Particularmente el cartel de este año del Summercase fue ligeramente superior, pero en su cita madrileña falló muchos aspectos. Para empezar el suelo de piedras que la organización prometió quitar se quedo para otra edición porque estaban las mismas que el año pasado. Pero si algo fue clamoroso fue el transporte publico, inexistente. Decía Johan Cruyff que si algo iba bien no había que tocarlo, pero a alguna mente preclara se le ocurrió quitar los autobuses lanzadera desde Príncipe Pío hasta el recinto de Bodilla, ¿pretendía que fuera en coche tal y como están las cosas?, ¿Acaso no es mejor, que para evitar desgracias, organización y Comunidad de Madrid pusieran los autobuses lanzadera que tan buen éxito dieron en la edición de 2007? Alguien debió pensar que estaría mejor que tuviéramos que coger diferentes medios de transporte antes de llegar a esa “maravilla” de Metro Ligero. La joya de la corona de la Comunidad de Madrid. Es lento de narices y además no te dejaba cerca del recinto con lo cual te tocaba un buen paseo antes de llegar al recinto. Boadilla del Monte parece haber servido para realizar los exteriores de Medico de familia, porque es pijo con ganas. Y por último en mi lista de quejas está la hora de cierre, que cierren a las 5:15 es de juzgado de guardia, se supone que el festival debe ir a mas no a menos o por lo menos que mantengan la hora del año pasado que de las 6.

Entrada al recinto

Entrada al recinto

Pero también hubo cosas buenas, el exceso de basura en el suelo se elimino al hacer que todos lleváramos el “vasito-colgante”, previo abono de 1€, de paso tampoco se generaban residuos plásticos. Y funciono mejor este año que el servicio de comida lo diera Telepizza. Pero vamos al lío.

El viernes de entre los que visitaron el recinto madrileño del Summercase cabe destacar a The Stranglers, que hicieron vibrar al publico de la tarde, otra banda mas renacida. The Breeders no defraudaron a su numeroso publico aunque esperaba algo mas “gutarrero”, al final fue mas folk pero volver a escuchar a Kim Deal de los Pixies es maravilloso haga el show que haga. Los Campesinos! demostraron que sus canciones funcionan en directo pero que quizás les quede un poco para acabar de acoplar a los numerosos miembros de su banda. Y hablando de bandas acopladas y numerosas, CSS, diversión garantizada, aunque funcionaron mejor sus temas del primer disco, con “Let’s Make Love and Listen to Death From Above” y “Alala” la gente se volvió loca. Del primer dia quiero destacar también a Foals los cuales no conocía y de los que me he hecho un incondicional, cuanto ritmo! Pero al grupo que destacaría sobre el resto esos son Los Planetas, aunque he de reconocer que no soy muy imparcial. Empezaron con temas de su ultimo álbum y ya con el numeroso publico congregado ir entregando sus múltiples temazos, “Segundo Premio” o “Corrientes Circulares en el Tiempo” fueron algunas de las que sonaron. Sin duda, los granadinos los que mas me gustaron del viernes, en un concierto que fue de menos a mas y que duro bastante para ser un festival, cerca de hora media.

Ganas de pasarselo bien.

Ganas de pasárselo bien.

El exceso del dia anterior y los fabulosos transportes públicos hicieron que llegara tarde el sábado para ver a Ian Brown pero llegue con tiempo suficiente para escuchar el potente directo de Nick Cave en su nuevo proyecto, Grinderman. Y después llego ella, Blondie, que nos encandilo a todos, a mi el primero, con su enorme lista de éxitos cosechados en varias décadas donde destacaron “One way or another”, “Heart of Glass” y “Call me”, entre otras. Demostraron estar en muy buena forma que diría el difunto Joaquín Luqui.

Blondie

Blondie

Y a partir de ahí un no parar de grandes bandas que estuvieron el sábado. Interpol, que a pesar de lo bien que sonaban se excedieron en su repertorio de canciones “oscuras”, de ahí a Maximo Park que no defraudaron. Animados, divertidos y con muchas ganas de marcha Paul Smith, con su bombin, y sus secuaces convencieron a todos los asistentes. Casi sin terminar ya sonaba Richard Ashcroft y su banda, The Verve, en el escenario Movistar, destacaron sus temas mas famosos: “This is Music”, “The Drugs don´t Work” y “Bitter Sweet Symphony” himno que fue coreado por el numeroso publico asistente que fue la que puso punto y final.

La gente guapa del Summercase

La gente guapa del Summercase

Por ultimo y casi sin fuerzas, gracias Bernardo por tu “fresquito”, llegaron 2Manydj para dejarlo todo patas arriba y demostrar que no hay festival si no están ellos de por medio. Destacó su versión de “Love is in the air” que enloqueció a todos, a mi el que mas.

Anuncios