Que la ya famosa crisis es una realidad ya no lo cuestiona ni el Presidente del Gobierno y sus causas muy diversas: el motor económico que movía este país era una burbuja a punto de estallar (dejando a los especuladores de multimillonarios a simples millonarios) como así ha sido, inflación en constante subida, alza de precios de los carburantes, alimentos y materias primas, entre otras. No me voy a poner a hablar del porqué nos encontramos aquí. Lo que sí me gustaría resaltar es la oportunidad que se nos abre. Esta crisis nos ha cogido mejor preparados que las anteriores y es el momento de alejarnos definitivamente de esos vicios, que en parte han provocado esta situación y que nos esta afectando mas que a otros países de nuestro entorno. Debemos de ser capaces de superar esta crisis habiendo creado otro modelo productivo alejado del “ladrillo” y mas cercano al I+D+I y a productos de alto valor añadido, dejar de depender del petroleo (caro y altamente contaminante) y potenciar las energías renovables y todo ello sin renunciar a los derechos sociales adquiridos en estos últimos años.

El reto es convertir nuestra crisis particular en una oportunidad que nos haga mejorar en el futuro aprendiendo de nuestro errores. No digo que sea fácil, el Gobierno y el sector privado deben de poner todo de su parte para ser capaces de revertir la coyuntura actual. El primero porque es su obligación y el segundo porque durante la última década han ganado muchísimo dinero, es el momento de volverlo a invertir.

No quería haber empezado este blog hablando de mi mismo y en parte creo que lo he hecho. Crísis y oprtunidades metáfora de mí mismo.

Anuncios